¿Nunca te ha pasado que te quieres ir de vacaciones y no sabes qué hacer con tus mascotas?

Seguro que si tienes mascotas, eso te ha sucedido y, la verdad, a veces es un problema bastante serio.

En este post os voy a hablar de este mismo problema, aplicado a mis ajolotes, y os voy a contar lo que me sucedió, que no fue nada agradable, aunque por fortuna todo se quedó en un susto.

Ajolotes pequeños: por orden de izquierda a derecha: Blanco, negro, gold y albino

Esto que os voy a contar me sucedió en verano, pleno agosto, cuando la temperatura por Madrid rara vez baja de los 25 grados y los ajolotes están más activos de lo normal debido a la temperatura del agua.

Días previos a mis vacaciones, que durarían poco más de 2 semanas, me estuve planteando distintas opciones para ver cómo los cuidaba, para lo cual había 3 opciones:

Primera opción: Llevármelos conmigo en algún recipiente pequeño de transporte, pero esto implicaría que estuvieran en un espacio pequeño durante demasiados días en un ambiente más cálido aun = Descartado.

Segunda opción: Que algún amigo viniera algunos días a echarles de comer. Esta opción hubiera sido la más válida, pero por esas fechas ellos también estaban de vacaciones, por lo que tuvo que ser descartada también.

Tercera opción: Ponerles un alimentador de acuarios, la cual fue la seleccionada aunque no se si la más acertada, y a continuación os comentaré los motivos.

Ajolote gold visto de cerca con branquias expuestas

Ante esta tercera opción, días previos a dejar la casa, compré un alimentador de acuarios (pondré a continuación algunos para que sepáis bien de lo que hablo). Estuve probándolo unos días para comprobar que funcionaba correctamente y que cumplía su función, pues aun tenía tiempo para descambiarlo en la tienda en caso de que este no funcionara. 

El alimentador lo programé para que soltara comida cada 24 horas y le puse una apertura pequeña para que la cantidad de bolas que cayeran al acuario fueran pocas, para que hubiera un poco cada día durante las 2 semanas, pero suficiente para que estuvieran alimentados.

A continuación podemos ver algunos ejemplos de alimentadores para acuarios, clica en cualquiera de ellos para tener más información:

Como alimentación, utilicé unas perlas para ajolote, que son unas bolitas pequeñas deshidratadas muy recomendables para su alimentación, especialmente en crías, pero nada aconsejable si no puedes retirarles las sobras que no se hayan comida (he aquí donde llegó el problema)…

A continuación podéis ver algunos ejemplos de producto:

Tras 2 semanas vertiendo comida poco a poco sobre el acuario, el agua empeoró como nunca he visto, llegando a tomar un color y olor nada agradable, pues estaba descomponiéndose desde los primeros días. El olor que había al entrar en la casa era bastante desagradable…, agua estancada durante 2 semanas y encima añadiendo más y más comida, no puede ser nada bueno. Evidentemente, el filtro estaba funcionando, lo cual aireaba el agua, pero esto no hizo sino aumentar el proceso. 

El estado en el que encontré el acuario es el siguiente:

Lo se, extramadamente sucio, una total irresponsabilidad, los problemas de ser un novato de vacaciones con ajolotes. 

Lo primero al llegar fue tratar de ver si aun estaban vivos, ya que, como se puede ver, la transparencia del agua brillaba por su ausencia. Tras tratar de localizarlos, parece que pudieron detectar algún movimiento fuera del acuario y parece que uno de ellos salió a saludar (o a pedirme que lo rescatara, no lo se aun); el otro también estaba vivo.

Tuve que actuar de inmediato. Lo primero que hice fue sacarles un 80% del agua y tratar el agua restante con un producto que se encarga de limpiar el agua y dejarla lo mas transparente posible, eliminando parte de las impurezas, y además le añadí un poco de agua para tratar de reducir la concentración de toxicidad que había en el medio.

Al hacer esto y conseguir que los ajolotes se pudieran ver un poco más, vi que les había sometido a tal nivel de estrés que habían perdido todos los pelitos de sus branquias, motivo por el que salían tan a menudo a respirar a la superficie:

Los días siguientes me aseguré de mantenerles con poca agua en el acuario para que pudieran respirar con mucha más facilidad, además de asegurarme que el agua estuviera bien tratada con los productos adecuados y alimentarlos correctamente.

Ni qué decir que el agua que quedó lo limpié por completo. Limpié el filtro totalmente, ya que este estaba atorado de tanta comida que había absorbido, y de nuevo volvió a filtrar como debía, y me asegurar de eliminar todos los restos de comida y heces que quedaban en el interior. 

Pasada 1 semana aproximadamente, que fue cuando empezaron a salirle los pelitos de nuevo, comencé a añadir agua al acuario poco a poco (del margen de un 10% del total cada día) y al cabo de 1 semana ya estaba de nuevo al nivel que los tengo siempre.

Para terminar, os informo que los ajolotes están perfectamente, me llevé un gran susto y ellos lo pasaron muy mal, pero la verdad, ¡¡estos animales son inmortales!!