A lo largo de la vida, he tenido la oportunidad de tener varios ajolotes de distintos colores y tamaños, cada uno con su personalidad propia, su carácter e incluso su propia hambre, y también, claro está, he tenido tanto machos como hembras, en ocasiones mezclados y otros han estado solitarios en su acuario.

Conocer el sexo de un ajolote no es algo difícil, pero si es verdad que necesitamos que tenga una cierta edad para poder detectar esas características que tan peculiar hacen a este anfibio. 

Para conocer el sexo de un ajolote tendremos que esperar hasta que este tenga al menos 1 año de edad, ya que durante este primer periodo estos animales no presentan dimorfismo alguno entre ellos (lo que significa, que no existe ninguna diferencia física entre ambos sexos).

Verlos en su cortejo y proceso de apareamiento es un espectáculo, pero evidentemente, esto no lo veremos si tenemos uno de cada tipo y tienen la edad mínima necesaria.

Ajolote macho

Lo más llamativo y claramente revelador de este sexo es el tamaño de su cloaca, que una vez llegados a su etapa madura es bastante más gruesa que en las hembras. Esto tiene su sentido, ya que es ahí donde guardan los espermatóforos (semen, dicho de otra manera) para poder llevar a cabo la reproducción. Dicho de otra manera, parecen testículos guardados bajo la piel.

En la siguiente imagen podemos ver un macho de perfil con su cloaca (señalada con el círculo rojo). Además, este concretamente acababa de cortejar a la hembra.

Cloaca ajolote macho

Ajolote hembra

Las hembras de ajolote son todo lo contrario a los machos en cuanto a cloaca. Evidentemente, estas no tienen esos bultos, ya que ellas necesitan otro tipo de estructura física para poder reproducirse. En estas, no existe prácticamente abultamiento alguno entre sus piernas traseras y la diferencia se puede ver a simple vista.

En la imagen que continúa podemos ver una hembra también de perfil, donde no se aprecia bulto alguno:

Ajolote hembra gold

Otra forma de saber el sexo de los ajolotes

Además del método nombrado anteriormente, que es el más claro y conciso a la hora de diferenciarlos, existe una segunda forma de saber el sexo de los ajolotes, y este es viéndoles la forma o silueta y comparando unos con otros.

Si bien esto no es una ciencia exacta, ya que al igual que nosotros, cada uno puede tener su tamaño y cuerpo particular, sí que nos puede ayudar a identificarlos a primera vista. 

Como norma general, los machos son más esbeltos y alargados que las hembras; esto no quiere decir que sean más grandes o largos, sino que la proporción de la longitud de su cuerpo con respecto al grosor es mayor. Dicho con otras palabras, son más estilizados y delgados.

Por el contrario, las hembras suelen ser más gruesas tanto en la cabeza como en la barriga, ya que es aquí donde necesitan tener una mayor capacidad para almacenar los huevos una vez su cloaca haya recogido los espermatóforos del macho.

En la imagen que continúa, podemos ver un ajolote macho tipo leucístico (a la izquierda) y un ajolote hembra tipo gold (a la derecha). En este caso concreto, la hembra estaba embarazada. 

También debo aclarar que desde renacuajos, el ajolote hembra siempre ha sido más grande que el ajolote macho, pero esto no quiere decir que siempre sea así.

Ajolote macho y hembra

En la imagen siguiente podemos verlos desde otra perspectiva más elevada, justo desde arriba (mis disculpas por el reflejo del flash en el agua, no soy fotógrafo profesional ni entiendo de diseño gráfico). Como he dicho en la imagen anterior, el ajolote blanco es ligeramente más delgado que la hembra y en este caso sí que podemos ver claramente el tamaño de la cabeza de la hembra, así como su abultada panza.

Ajolotes macho y hembra vistos desde arriba

Otra imagen más, donde se puede ver un ajolote macho adulto tipo leucístico acompañado de otros 2 ajolotes más, uno silvestre y otro leucístico, cuyos sexos desconocemos.

Claramente, el ajolote que se encuentra más cerca de la imagen es un ajolote macho, pues como se ha explicado anteriomente, la protuberancia de su cloaca muestra que está muy cargado de espermatóforos listos para fecundar a la hembra.

Ajolote macho adulto leucístico