Si tienes ajolotes, muy posiblemente te hayas preguntado alguna vez si es posible que convivan ajolotes y peces en una misma pecera. Esta pregunta debe ser respondida por partes, ya que depende del fin para el que sean los peces, podrán estar juntos o no. Si nos pedís una respuesta rápida, os diremos que no es aconsejable que vivan ajolotes con peces, pero si lo que quieres es una respuesta un poco más elaborada, continúa leyendo y os daremos una explicación justificada y además vivida en 1º persona, con imágenes reales.

Ajolotes adultos en acuario grande

Ajolotes y peces en un mismo acuario, ¿si o no?

Los peces pueden tener un doble fin si quieres meterlos en el acuario de tus ajolotes.

  • Como alimento vivo
  • Como acompañamiento, con intención de que convivan largo tiempo

Peces como alimento para los axolotes

Ante este primer supuesto, la respuesta a si se pueden juntar peces y ajolotes es obvia, y es un si, pero con condiciones.

  • El tamaño de los peces debe ser lo suficientemente pequeños como para que los ajolotes puedan comérselos
  • Es aconsejable que sean desparasitados correctamente, pues pueden traer algún virus o infección del exterior que ponga en riesgo tontamente la salud de nuestros axos y después sea más caro el remedio que la enfermedad

Algunos de los peces que suelen utilizarse para este fin suelen ser guppys, endler o charales (muy típicos en México). Estos peces suelen tener un tamaño reducido como norma general, por lo que son idóneos si nuestro ajolote ya es adulto y tiene un tamaño considerable como para que estos quepan en sus fauces.

Otra opción también es adquirir los peces hembra que estén cerca de dar a la luz, y lo hagan dentro de la pecera. Cruel, pero efectivo, pues habrá bastantes pececitos rondando por el acuario y será todo un juego para los ambystomas.

Al margen de estos, si te decantas por alimentar a tus ajolotes con peces vivos y no encuentras ninguna de estas 3 opciones anteriomente mencionadas, puedes darles otros peces de tamaño reducido siempre y cuando:

  • Sean de agua dulce
  • Vivan en aguas frías (no tropicales)
  • No sean venenosos o tengan espina o similar con la que se suelan proteger, pues el daño podría ser mortal al ingerirlo
Ajolote blanco adulto visto de cerca de perfil

Ajolotes con peces a largo plazo, una mezcla nefasta

Dicho lo anterior, si lo que pretendes es que el acuario de tus ajolotes luzca más bonito y siempre haya algún pez que adorne la estética de tu pecera, donde tienes unos ajolotes que es raro verlos moverse, te adelanto que no será buena opción y deberías ir descartando esta opción de tu cabeza…, pero si aun así tienes dudas, a continuación te contaremos nuestra experiencia.

Contamos con 2 ajolotes en casa y durante 1 año vivieron felices los 2 solos, pero pasado este tiempo nos planteamos meter algún pez para que «les hiciera compañía». A pesar de las recomendaciones que recibíamos, de que no lo hiciéramos, decidimos seguir adelante y comprobar por nosotros mismos por qué no era buena opción.

Decidido esto, nos decantamos por un pez que fuera lo suficientemente grande como para que no pudieran comérselo los ajolotes de un bocado, pero lo suficientemente pequeño como para que este no fuera un depredador de los anfibios, por lo que nos decantamos por un goldfish de unos 5 – 6 centímetros.

Las primeras 2 semanas los 2 ajolotes estaban muy activos, pues tenían en su territorio otro animal que no conocían y que, por instinto, sabían que debían comerse. Se pasaban el día jugando al gato y al ratón, intentaban cazarlo pero el pez era más rápido y siempre los esquivaba, como norma general él solía ponerse en la esquina contraria a donde se ponían los ambystomas, pero era muy curioso ver como en ocasiones parecían cazar juntos, colocándose cada uno en una parte de la pecera y el pez en el centro, mientras los 2 acechaban con su cabeza en alto a la espera de cualquier movimiento.

Pasadas estas 2 semanas iniciales, los 2 cazadores parecieron acostumbrarse un poco a esta extraña nueva compañía y optaron por ignorarle un poco, aunque en ocasiones hacían otro intento de capturarle si la oportunidad era muy evidente…

El pez comienza a atacar a los ajolotes

Pasados ya unos meses desde esta extraña convivencia, y cuando todo parecía que ya era normal, vi que algo raro le pasaba a mi ajolote leucístico, ¡le faltaba un trozo de cola! Parecía como si se la hubieran cortado…, busqué información en foros y parecía que esto solía suceder cuando se tienen varios ajolotes juntos, que a veces, a uno de ellos le puede dar por morder al otro… y lo dejé estar.

Pero pasaron los días y las branquias de mis ajolotes se veían distintas, como si tuvieran unas manchas blancas o más bien, como si algunos de esos pelos rojos ahora fueran blancos, sobre todo por la parte superior. Alarmado, y tras haber visto publicaciones de otras personas donde tenían algo «parecido», decidí comprar un producto para combatir los hongos, al igual que les recomendaron a ellos (en mi ciudad no hay veterinario para estos animales para que me indicara el motivo exacto).

Durante el tratamiento estuve observando el acuario y cuál fue mi sorpresa cuando vi que el pez ¡estaba atacando a las branquias de los ajolotes!

En la foto que mostramos a continuación se pueden ver estos primeros síntomas.

Un ajolote no debe vivir con peces

¿Cuales fueron las consecuencias de los ataques del pez a los ajolotes?

Como habéis podido ver, al principio no tenía muy claro de donde venía ese problema, pero al fin nos percatamos de los ataques. 

Cuando fui a comprar el producto para los hongos (al sospechar que era este el motivo), el experto en fauna de la tienda me dijo que parecían ser heridas que se habían hecho, pero claro, no llegué a comentarle que lo tenía con un pez…

Compartimos unas imágenes más para que podáis observar desde otros ángulos los efectos iniciales de estas mordidas:

 

Y para terminar, un breve vídeo donde se puede ver el ligero ataque del pez al ajolote. Nos costó varios intentos grabarlo, ya que cuando nos acercábamos se detenía, por lo que optamos por colocar la cámara sobre la pecera y dejarla grabando. En cuanto filmamos el ataque del pez a los ajolotes, sacamos al Goldfish de la pecera y nunca más volvimos a juntarlos.

Extraño comportamiento del pez acompañando a los ajolotes

Visto todo lo anterior, queremos destacar que tras varios meses de convivencia de los ajolotes con el pez, este segundo cambió radicalmente su comportamiento y pasó de ser un pez muy activo (como la mayoría de goldfish) a estar mucho más pausado y casi siempre en el fondo, incluso junto a los ajolotes, sin que ninguno se atacase. Al principio llegamos a pensar que era porque podían llevarse incluso bien, a aceptarse, pero más adelante vimos que tenía otros fines…

Para finalizar, un breve vídeo donde observamos al pez totalmente parado junto a los ajolotes.