Ajolote Negro

Ajolote negro visto de perfil en fondo de acuario

El ajolote negro, perteneciente a la familia del Ambystoma Mexicanum, destaca por su oscuro color, lo que les permite camuflarse muy bien en el fondo de los lagos y no se ven con tanta facilidad a la luz del día, y menos aun de noche.

También son conocidos como ajolote pardo, silvestre, normal o wildtype.

Son ajolotes hipermelanísticos o hiperpigmentados.

Entre los distintos tipos de ajolote es el más común en estado salvaje, ya que es más difícil ser visto por sus depredadores naturales y por lo tanto más fácil que lleguen a reproducirse y mantener sus genes en nuevos ajolotes.

Este ajolote negro también se conoce como ajolote salvaje debido a la vinculación que tienen con su estado natural.

Es el más sencillo de localizar en cualquier tienda o criadero.

Este tipo es el que tiene todas las características, pues es el original.

A pesar de su temible aspecto, este axolote, al igual que el resto, es totalmente inofensivo.

Ajolote negro pequeño sobre hoja visto de cerca

¿Qué caracteriza al ajolote negro?

Este nombre con el que ha sido llamado es el más común, sin embargo, podemos encontrarlos en color café oscuro con el dorso negro, teniendo una zona inferior con un tono más suave; los hay también en tonos marrones oscuros o claros, verdosos, grisáceos e incluso anaranjados.

Sus branquias externas tienen un tono más oscuro que el resto de su cuerpo y los encontramos totalmente negros con un tono muy oscuro a grisáceos oscuros con manchas negras a lo largo del cuerpo.

Las manchas también son una característica típica de este anfibio.

Podemos verlos tanto con manchas a lo largo del cuerpo como en zonas muy específicas, lo que, dependiendo del caso, pueden ser clases de ajolotes con un nombre específico. 

También los hay con un color uniforme en todo el cuerpo, sin distinción en su pigmentación.

Otra peculiaridad que les caracteriza es el anillo pigmentado que rodea su ojo. En aquellos que son muy oscuros casi no se puede ver, sin embargo, en los que son de un tono más claro sí se puede llegar a diferenciar con facilidad.

Si te planteas tener algunos ajolotes en casa, el ajolote negro es un buen ejemplo con el que continuar, ya que una vez que son adultos y alcanzan un tamaño imponente, realmente son muy llamativos.

Normalmente viven en aguas estancadas y gracias a su coloración es realmente difícil encontrarlos.

Contienen pigmentos de melanina / melanóforos, lo que una alta cantidad de estos los hacen más oscuros que el resto de ajolotes.

Estos ajolotes negros pueden llegar a cambiar el color de su piel en función del sustrato que tengan, pues se pueden llegar a adaptar. Un sustrato más oscuro hará que sean muy negros. Esto es una característica genética heredable recesiva.

Ajolotes negro y blanco en acuario

¿Cómo conseguir ajolotes negros mediante reproducción?

Si tu intención es conseguir este ajolote mezclando una pareja en casa, te diré que estás de suerte ya que es casi el más sencillo de conseguir.

El gen que marca la pigmentación oscura de estos ajolotes es dominante, lo que quiere decir que si alguno de los que tienes es negro, muy probablemente tendrás también ajolotes negros entre las crías.

Dicho esto, si tienes una pareja de ajolotes albino o leucísticos, será realmente difícil conseguir ajolotes oscuros entre sus crías.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies